Uuups, ¿cómo he llegado aquí?

No, no es que nuestro querido Teddy Bear se haya ido de juerga y se haya pasado un pelín más de la cuenta. Realmente es todavía más sangriento. Un chico llamado Sergio tuvo la brillante idea de crear un híbrido entre oso amoroso y una máquina de matar. Para ello le arrancó la cabeza al pobre bicho y lo cambió por un viejo lápiz USB.
Vale, me habéis pillado. Realmente es que quería hacerle un regalo original a su novia, y tenía un pen-drive de sobra. La historia completa aquí. Pero de todas formas ya tenéis una idea para estas Navidades, este regalo barato, personalizable y tecnológico ¿Acaso podéis pedir más?

1 gusiluces salvados:

    On 11 de diciembre de 2007, 1:30 McLarenX dijo...

    No es demasiado útil para esos puertos USB imposibles de acceder incluso con los pendrives normales... ahora bien, te parte el ojete xD